¿Buscando las mejores prácticas en Google Remarketing? Tu ecommerce no es el único interesado en optimizar su rendimiento en estas campañas.

Las campañas de retargeting han demostrado ser efectivas para mejorar las tasas de conversión, el brand awareness o el tráfico de visitantes cualificados. Por este motivo, la inversión de las empresas en esta modalidad de marketing crece año tras año.

Son muchas las estrategias y buenas prácticas para optimizar los resultados en Google Remarketing.

Utilizar landing pages para tus campañas de retargeting, contratacar a los usuarios que abandonaron carritos de compra o eliminar a los clientes que ya realizaron conversiones.

¿Cuáles son las mejores prácticas en Google Remarketing? ¡Descúbrelas!

Diseñar landing pages para productos/categorías específicas

¿Algunos de tus consumidores visitaron un producto o categoría… y piensas enviarlos nuevamente a este mismo lugar? Seguro que puedes hacerlo mejor, ¿verdad?

Es por ello que una de las mejores prácticas en Google Remarketing consiste en diseñar páginas de aterrizaje para estas campañas.

Configurarlas de manera que mejoren su impacto en los clientes te ayudará a conseguir un mayor número de conversiones.

Por ejemplo, si una parte de tus visitantes analizó las ofertas de sneakers de niño/a, no les muestres anuncios de sneakers para adultos. Posiblemente estos productos también figuraban en la categoría que visitaron, pero ellos no están interesados en este tipo de calzado.

Enfocarse en los segmentos de clientes más valiosos

La segmentación está presente en todas las estrategias de marketing. Sin embargo, los resultados obtenidos de una segmentación adecuada no son los deseados.

A veces no es sufuciente con dirigirse a un grupo de consumidores potenciales: hay que buscar a los más valiosos.

Una de las mejores prácticas en Google Remarketing consiste en orientar estas campañas no a todos los clientes potenciales, sino a los más valiosos.

El valor, en este caso, debe entenderse por: (1) mayor capacidad para gastar y (2) mayor probabilidad de compra.

Por ejemplo, los usuarios que hayan permanecido menos tiempo en nuestro ecommerces (sesiones de corta duración) debería ser descartados. En su lugar, daremos prioridad a quienes hayan pasado más tiempo analizando nuestros productos.

¡Y es que los mejores ecommerces apuestan sobre seguro! No te esfuerces en vender todo a todos, sino en vender lo que más te interesa a los clientes más interesados. Es lógico, ¿verdad?

Dar una segunda oportunidad a quienes abandonaron carritos de compra

Del consejo anterior se deduce que debemos segmentar con inteligencia, en lugar de dirigirnos a grupos demasiado amplios de clientes potenciales.

Entre los trucos para Google Remarketing más efectivos podemos destacar el siguiente: reúne a los usuarios que abandonaron carritos de compra durante el último mes y ‘contraatácales’ con anuncios de retargeting.

Y es que un cliente que abandonó un carrito de compras es un potencial comprador. Tras encontrarse en la parte final del ciclo de ventas, decidió echarse atrás. Descubrir el por qué te ayudará a mejorar las conversiones durante esta campaña de retargeting.

Es posible que no estuviera disponible la opción de pago deseada o que los tiempos de envío fueran excesivos. ¿Puedes mejorar tus checkouts? Hazlo.

De esta forma, dar la oportunidad a estos consumidores de completar sus ventas tendrá mucho sentido ―y sus resultados te lo demostrarán.

Eliminar de las listas a los usuarios que realizaron conversiones

¿Tienes un presupuesto limitado y quieres optimizarlo fácilmente?

Entonces, debes saber que uno de los errores más extendidos en Google Remarketing es enviar anuncios de retargeting a usuarios que ya realizaron alguna conversión.

Esta equivocación es muy común: algunos ecommerces diseñan listas de remarketing con un bajo nivel de segmentación. Por ejemplo, usuarios que visitaron una categoría o producto determinado.

Lo que sucede en estos casos es que los anuncios se muestran a usuarios que sí realizaron compras en la tienda online. Y muchos de los que no realizaron una conversión en primera instancia, sí lo hicieron cuando se les mostraron anuncios de retargeting y, aún así, siguen recibiendo esos anuncios.

Este error está desperdiciando un porcentaje significativo del presupesto destinado al remarketing.

La mejor forma de evitarlo es diseñar una lista paralela en Google Remarketing, con todos los usuarios que hayan realizado una conversión. Cuando esta lista se incluye en la negative audience de la campaña de retargeting, logramos que los anuncios no se muestren a estos consumidores.

Seleccionar un buen límite de frecuencia

Este es uno de los trucos para Google Remarketing más interesantes.

Como probablemente sepas, el límite de frecuencia es una opción disponible en Google Remarketig y otras plataformas, para poner límite al número de veces que los anuncios se muestran a la misma persona en la Red de Display.

Elegir una limitación de frecuencia inadecuada tendría como consecuencia dos escenario negativos para nuestro ecommerce:

  • Escaso número de conversiones, en el caso de haber elegido un límite de frecuencia por debajo del punto óptimo.
  • Rechazo de los usuarios y efecto negativo en su brand awareness, en el caso de que el límite de frecuencia esté por encima del punto óptimo, siendo muy intrusivo o molesto para los consumidores.

Por último, vale la pena mencionar que Google Ads no es la única plataforma recomendada para hacer remarketing.

AdRoll, Criteo y Retargeter son excelentes alternativas. Los mejores marketplaces suelen diversificar el presupuesto disponible de retargeting invirtiendo en diversas plataformas.

Imitarles en este sentido es aconsejable, pues evitarás cometer el error de poner todos los huevos en la misma cesta, que en este caso es Google Ads.