A pesar de la irrupción y consolidación de los grandes marketplaces como Amazon, o la continua innovación de plataformas como Facebook Ads o Google Adwords, el SEO sigue siendo un elemento diferencial a la hora de crear un e-commerce sostenible y de éxito en la era de la omnicanalidad (omni-channel).

El tráfico orgánico suele ser más cualificado, necesita un menor coste de adquisición y a la larga se obtiene un mayor retorno sobre la inversión que en otros canales como Adwords o Facebook Ads. Se podría decir que el posicionamiento orgánico en buscadores (más conocido como SEO por sus siglas en inglés: Search Engine Optimisation) es ahora más complejo que nunca y, desgraciadamente, las palabras clave y los metadatos son como un grano de arena en un desierto.

¿Qué peso debería tener el orgánico en tu ecommerce?

Necesitamos ser conscientes de la importancia de tener un punto de referencia antes de optimizar el SEO de nuestra web. Lo ideal es que al menos la mitad del tráfico que recibe nuestra web sea cualificado, ya que, de lo contrario, no estaremos aprovechando la oportunidad de crecer en el mercado e incrementar las ventas año tras año.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la aparición y el incremento del tráfico web originado por robots. Este fenómeno está haciendo que cada vez sea más difícil medir y analizar la calidad de tráfico web.  Es por ello que tenemos que empezar a cambiar la forma en la que analizamos, dejando de lado la cantidad, y centrándonos en la calidad.

La única manera de saber cuán efectiva es nuestra inversión en SEO y la calidad del tráfico real de nuestra web es siendo capaces de analizarlo en profundidad y saber exactamente qué buscar y dónde hacerlo.

5 métodos no tradicionales de posicionamiento en buscadores

En la actualidad, aun siguiendo las recomendaciones de las guías de calidad de buscadores como Google o Bing nos va a resultar muy complicado generar tráfico y aumentar las conversiones de forma continuada vía SEO.

Entonces, ¿cómo se podría aumentar el tráfico de la web de un comercio electrónico?

1. Inbound Marketing

La creación de contenidos (sobre todo blogs y RSS) es un elemento importantísimo para el posicionamiento en buscadores en e-commerce, sin embargo, poca gente lo enfoca de la manera adecuada. En lugar de dedicarnos a publicar entradas haciendo publicidad sobre nuestros productos a aquellos que ya son clientes, debemos ampliar miras y escribir sobre cosas que interesen, no solo a nuevos clientes, sino además a líderes de opinión e influencers en nuestro sector.

Para llevar a cabo una estrategia de inbound marketing para e-commerce efectiva, es muy importante generar contenidos que se adapten a cada tipo de cliente. En este sentido, es necesario que antes de nada, analicemos bien a nuestro perfil de cliente y definamos un buyer persona adaptado a nuestro negocio.

Una vez definido el buyer persona, debemos diseñar todo el proceso o funnel a través del cual atraeremos a nuestro buyer persona, y lo guiaremos hacia la conversión.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que nuestros contenidos se pueden compartir por otros usuarios, de manera que quienes visiten nuestra web lo puedan publicar también en sus perfiles. Las redes sociales se convierten así en un complemento perfecto del SEO, ya que todos los contenidos y enlaces que dirijan a nuestra web, aparecen en los motores de búsqueda.

2. No nos centremos en la venta

Si nuestra web es meramente transaccional, es decir, si solamente se centra en cerrar la venta, estamos perdiendo una oportunidad maravillosa.

Si queremos convertir el tráfico que llega en nuevos clientes, debemos empezar a cambiar el chip. Tenemos que centrarnos en a ayudarles en sus compras, no en intentar venderles agresivamente. Para ello, necesitamos adaptar nuestra web de manera que ésta llame la atención de los consumidores durante la búsqueda, con el objetivo de conseguir la conversión y la compra.

3. Preguntar la pregunta (valga la redundancia)

Si has buscado en Google ultimamente, te habrás dado cuenta de que el buscador incluye cada vez más preguntas del tipo «¿Qué es…?» «¿Quién es…?», etcétera.

A partir de ahora, cundo vayamos a crear el contenido para descripciones del producto, preguntas frecuentes o títulos de entradas en nuestro blog, intentemos utilizar contenido de este tipo. Hagamos preguntas que suelen hacerse nuestros clientes y aportemos soluciones. En el medio plazo, tendremos mucho ganado para llegar a ellos directamente a través de la búsqueda.

Las herramientas de palabras clave como la de Google Adwords nunca nos darán la información detallada sobre las búsquedas que hace nuestro cliente ideal antes de llegar a nuestra página. Para obtener información certera deberemos tirar mano de preguntas de clientes, tanto en nuestro formulario de contacto como en redes. A esto, deberemos añadir un análisis del tipo de resultados que muestra el buscador. Para ello, basta con empezar a escribir en el buscador y las preguntas más buscadas aparecerán automáticamente en las SERP. Este análisis llevará mucho más tiempo, todavía más si disponemos de un gran número de SKUs. Estos datos pueden ser muy útiles en cuanto a la optimización de las descripciones de los productos, del contenido, e incluso pueden ser utilizados para el desarrollo del producto y su compra pasado el tiempo.

4. Incluye tus productos en comparadores, marketplaces y otros directorios

Una vez tengamos bien organizado el SEO interno, es hora de empezar a adquirir relevancia fuera. Empecemos por los grandes marketplaces como Amazon o Ebay. Busquemos plataformas de comparación de precios, y otros directorios donde conseguir visibilidad. La visibilidad que proporcionan estas plataformas puede resultar extremamente efectiva en cuanto a la aparición de nuestro producto o nuestra marca en los resultados de búsqueda, y es igual de efectiva. Tendremos que trabajar en más de un anuncio para obtener todo el beneficio posible de esta estrategia.

5. Informa a Google de tus cambios

Google cada vez valora más el contenido actualizado y novedoso. Cada vez se tiene más en cuenta que vayamos innovando en nuestro sitios, actualizando nuestro contenido, etc. Esto también es aplicable a nuestro e-commerce. Cada vez que lancemos una linea de productos, cada vez que modifiquemos un post, o creemos un nuevo contenido, deberemos avisar al buscador. Para ello, podemos hacer uso de la herramienta ‘Explorar como Google’ en Google Search Console. Esto nos permitirá agilizar el proceso de indexación.

¿Cuál es la mejor manera de ayudar a Google a encontrar tu ecommerce?

Empecemos por asegurarnos de que nuestra empresa tiene un perfil de Google, y de que este perfil y todas las cuentas Google relacionadas con el negocio (Google Analytics, Gmail, AdWords, Shopping Feed, etc.) pertenecen al mismo perfil de negocios de Google. Deberemos incluir una descripción completa de nuestra empresa, un enlace a nuestra web, rango horario y teléfono de contacto, ubicación, etc. De este modo identificaremos nuestra empresa ante Google de manera simple y directa.

Con esto habríamos terminado. Si todo va como esperamos, ¡ya debes estar pensando en llevar a cabo alguna de estas estrategias SEO para tu comercio electrónico!

* Nota: Este artículo es una adaptación del artículo original escrito por autora del libro Million Dollar Websites, en nuestra versión en inglés.