¿Sabías que la generación Z representará el 40% de los consumidores para 2020? Esta estadística ofrecida por Fast Company ayuda a entender por qué los ecommerces están tan preocupados por atraer a los usuarios posmileniales.

Estos consumidores, nacidos entre 1994 y 2002, no son fáciles de atraer ni de satisfacer. Pero existen una serie de estrategias de marketing para la Generación Z que están dado excelentes resultados. Buenos ejemplos son el uso del vídeo marketing, el webrooming, los valores y el compromiso social o la utilización de influencers como parte activa de las campañas de publicitarias de ecommerce.

¿Cuáles son las mejores estrategias de marketing para la Generación Z?

La generación posmilenial ha traído consigo un fuerte cambio en el comportamiento y los hábitos de consumo. El uso de móviles, por ejemplo, ha dejado de ser minoritario para convertirse en el dispositivo más utilizado por este público.

Por otra parte, los usuarios posmileniales rechazan el tono corporativo, prefiriendo una comunicación más natural, directa y conversacional. Además, a estos consumidores les gusta buscar y comparar productos y servicios por sí mismos, pero pueden omitir este paso si un influencer les recomienda una marca en particular.

Para alcanzar el éxito, la publicidad para la Generación Z debe tener muy en cuenta los hábitos de consumo y las características de este público. ¿Te gustaría descubrir algunas de las mejores estrategias para conectar con este público?

Apuesta por el webrooming

A los consumidores posmileniales les encanta visitar tiendas físicas y explorar sus productos in situ. Pero suele realizar la compra online. Así lo afirma un informe de Criteo, que sugiere que 8 de cada 10 usuarios de esta generación compra en tiendas físicas sólo cuando tiene tiempo, mientras que el 75% asegura preferir hacer la mayoría de las compras en internet. En consecuencia, estos consumidores se inclinan más por la tendencia de compra webrooming que por la showrooming.

Enfócate en la innovación tecnológica, no en el servicio

Otra de las estrategias de marketing para la Generación Z es subrayar el valor innovador de los productos, por encima del servicio, la atención al cliente u otras características. Los consumidores posmileniales sienten un interés innato por la tecnología y la vanguardia. Valoran la innovación por encima de todo. Y tienen menos miedo que los baby boomers a probar productos y servicios nuevos, siempre y cuando presenten una gran innovación.

Multinacionales como 3M o IBM no siempre han tenido el producto más innovador, por su servicio y atención al cliente eran superiores. Estas cualidades les bastaban para conservar su cartera de clientes ante la irrupción de competidores. Con la generación Z, sin embargo, la innovación tecnológica es indispensable, al igual que el compromiso social, como se desvelará en el siguiente punto.

Haz que tus valores armonicen con tu público

Si los millennials eran idealistas, la generación Z ha ido un paso más allá, hasta construir una imagen utópica de las empresas y sus valores. Realmente creen que Dove, por ejemplo, apoya la idea de una mujer ‘libre e independiente’, sin percatarse de que los anuncios de Axe envían un mensaje contradictorio, siendo ambas marcas propiedad de Unilever.

En otras palabras, si una marca tiene un buen producto, pero sus valores no se adaptan a los del público posmilenial, jamás la comprarán. Por ello, cada una de las empresas actuales ha adoptado los valores más convenientes para su público: McDonald’s y sus campañas a favor de la alimentación equilibrada, Coca-Cola/Pepsi y sus donaciones para lucha contra la diabetes y la obesidad, etc.

Para los ecommerces, la mejor forma de aprovechar esta característica de la generación Z es analizar las creencias de sus consumidores y actuar en consecuencia. ¿Están preocupados por la deforestación y tus productos participan de este problema? Entonces, la estrategia de marketing debe asociar el producto de la marca con la solución a la deforestación.

Un ejemplo real sería el de Toms Shoes, una marca de zapatos que carece de un gran producto, pero sí tiene un gran mensaje: construir un país más seguro a través de la abolición de las armas. Dado que los consumidores de Toms son estadounidenses posmileniales, es evidente que sus valores armonizan con esta generación.

Utiliza vídeo marketing

Otra de las claves para saber cómo conectar con la Generación Z consiste en utilizar contenidos audiovisuales. YouTube, Netflix y otros servicios han experimentado un boom gracias a los usuarios posmileniales, que también son responsable del auge del tráfico online de contenidos en vídeo. En consecuencia, los ecommerce deben explotar este formato, si desean atraer a este tipo de consumidores.

Conecta con ellos utilizando a los influencers

El word of mouth es tan importante para los consumidores posmilenials como para las generaciones anteriores. Si un blogger, youtuber o gurú de una industria o nicho de mercado se posiciona en favor de una marca, sus fans les seguirán. Los equipos de marketing están aprovechando esta debilidad en su beneficio. ¿Cómo? Identificando quiénes son los influencers de sus clientes objetivos y utilizándoles para promocionar sus marcas.

Dales buenas razones para comprar

Esta recomendación puede entrar en conflicto con algunas de las anteriores, pero también es una de las claves para saber cómo atraer a la Generación Z. El consumidor posmilenial está más informado y es más astuto que las anteriores generaciones.

No es suficiente que un producto sea innovador o que la marca en cuestión apoye el veganismo, el fenimismo o tenga otra ideología en común: el usuario postmilenial necesita buenas razones para comprar. ¡Las marcas deben esforzarse en argumentar los beneficios de sus productos! Puede decirse que es más eficaz vender el beneficio de un electrodoméstico, que la patente tecnológica que lo ha hecho posible. La generación Z valora la innovación, pero debe tener un sentido en sus vidas.

Adaptarse a las nuevas generaciones es esencial para las empresas. El declive de Harley Davidson, por ejemplo, demuestra lo que sucede cuando una marca no logran conectar con una nueva generación, que huye hacia la competencia.