Tras el establecimiento del ecommerce y del m-commerce, la nueva tecnología que va a cambiarlo todo son los asistentes de voz. El comportomiento de los usuarios evoluciona rápidamente, y los avances creados por compañías como Google o Amazon ya empiezan a cambiar el mercado.

Los asistentes de voz para el e-commerce van a suponer una revolución porque crean:

  • Una nueva necesidad, y la satisfacen mediante herramientas sencillas, intuitivas y divertidas.
  • Una solución para los principales problemas relacionados con la recopilación de datos y la retención de usuarios.

Hace unos 20 años, muchos minoristas no eran todavía conscientes del potencial que iba a tener Internet, a pesar de que ya empezaban a vislumbrar los cambios que estaba acarreando. Durante estos últimos años, el cambio radical ha sido el uso de los dispositivos móviles, que ha traído consigo la revolución del mañana: la voz.

Un desarrollo basado en alianzas empresariales

El pasado año 2017 se crearon alianzas muy relevantes, que demuestran la importancia que va a tener la búsquedas por voz en el comercio electrónico. Por poner algún ejemplo:

Google y Walmart

Ambas empresas llegaron a un acuerdo para que miles de referencias de Walmart pasasen a estar disponibles en Google Express y a través de Google Home. Gracias a esta decisión, los usuarios podían hacer pedidos a Walmart mediante las aplicaciones de Google y usando únicamente su voz.

Amazon y Whole Foods

Amazon compró Whole Foods por 13.700 millones de dólares. Mediante Alexa, su asistente de voz, ofrece la posibilidad de hacer pedidos a Whole Foods sin necesidad de teclear en ningún momento.

Domino’s Pizza y Pizza Hut

En este caso no van de la mano, pero ambas empresas han invertido en los pedidos por voz. Estas compañías permiten realizar pedidos mediante Alexa. Asimismo, Domino’s lanzó un botón de pedido inmediato, similar al Amazon Dash Button.

dominos-boton-pedido

 

Monoprix y Sephora

Estas dos grandes marcas francesas también han desarrollado aplicaciones de voz para fidelizar a sus clientes.

El supermercado Monoprix, por ejemplo, ha creado una aplicación de voz vinculada a la tarjeta de fidelización del usuario, que le permite preparar su lista de la compra, teniendo en cuenta sus marcas preferidas. Esta lista está disponible en la app de la marca, lo que puede ser muy útil cuando estás haciendo la compra.

Por otro lado, la marca de cosméticos Sephora ha optado por una opción múltiple; ofrece en su aplicación de voz concursos de belleza, podcasts de personas influyentes, un servicio de concertación de citas para tratamientos estéticos en sus tiendas…

¿Son los pedidos por voz la próxima revolución del ecommerce?

Estudios recientes han demostrado que el reconocimiento de voz será un avance tecnológico clave durante los próximos años.

La consultora Gartner estima que, en 2020:

  • El 3,3% de los hogares del mundo realizarán compras a través de asistentes virtuales y generarán 2.100 millones de dólares.
  • El 30% de las búsquedas web se realizarán sin pantalla.

OCXC Strategy Consultants estima, por su parte:

  • Que el comercio por voz, que hoy supone alrededor de 2.000 millones de dólares a nivel mundial, podría pasar a acumular 40.000 millones de dólares en el mundo en 2022.

Google ya ofrece su asistente en 400 millones de dispositivos, Apple ofrece a Siri en 500 millones…

Parece obvio que todos los grandes players del ecommerce (y los no tan grandes) están integrando en sus estrategias empresariales los asistentes de voz. La voz es una solución única para crear un vínculo privilegiado entre el cliente y la empresa, dejando atrás aspectos que entorpecen y dificultan la relación.

El comprador ya no estará obligado a visitar la web de un vendedor y navegar por categorías, subcategorías o palabras clave. Una sencilla petición oral le proporcionará la respuesta adecuada, y dará lugar a un diálogo único y eficaz que potenciará las compras.