Hoy en día, prácticamente cualquier punto del planeta puede conectarse con el extremo opuesto, tan sólo con hacer clic, ¿tu ecommerce es consciente de esta posibilidad? Internacionaliza tu negocio, aprovecha la oportunidad que te brinda tener una ventana abierta a todo el mundo, ¡tan sólo necesitas una estrategia y una buena traducción!

Como ya es bien sabido, el ecommerce ha llegado para quedarse. Es más, si tu empresa no cuenta con una tienda online, no está entendiendo la importancia que tiene el canal digital y, sobre todo, las ventajas que puede reportar a tu empresa. Sin embargo, en caso de que sí que cuentes con un ecommerce, no tienes todo el trabajo hecho: olvidas la globalización.

El ecommerce aún tiene mucho por recorrer

El ecommerce lleva muchos años mostrando su fuerza, creciendo año tras año. Para muestra, tenemos los datos de la facturación del comercio electrónico en España, con una cifra récord de 7.785 millones de euros alcanzados en el tercer trimestre de 2017. Estos datos suponen un crecimiento del 26,2% respecto al mismo periodo del año anterior, números que animan a seguir apostando por este tipo de negocios.

Como viene pasando desde hace tiempo, las industrias con los ingresos más elevados son los operadores turísticos, las agencias de viajes y el transporte aéreo, y es que el turismo es un sector que ha sabido sacar provecho del ecommerce, ¡sobre todo, gracias a las traducciones!

El camino aún no se ha terminado, y es que para el año 2021 las previsiones globales estiman que dos de cada tres mayores de 14 años habrán realizado al menos una compra online al año. Sin embargo, si se hace un repaso rápido al sector a nivel mundial, Asia y la zona del Pacífico cuentan con el mayor nivel de penetración, con un 12,1%. ¿Y qué puede extraer tu ecommerce de estas cifras? Que el trozo más grande del pastel está fuera, ¡tienes que internacionalizar tu negocio online!

La traducción es el camino a la internacionalización

Con un mercado interior bastante saturado y el abanico de posibilidades que te brinda Internet, debes aprovechar la tendencia natural del propio ecommerce y abrir tu negocio al exterior.

Un negocio tradicional puede encontrarse con muchas barreras a la hora de internacionalizarse, desde trabas burocráticas a problemas muchas veces insalvables, como la falta de capital para poder cruzar la frontera. Sin embargo, la capacidad de expansión de un ecommerce, con un mundo completamente globalizado como tablero de juego, es abrumadora, un caramelo que hay que probar, pero con un plan sólido detrás.

A la hora de internacionalizar un ecommerce, es muy probable que sientas que estás solo en esta aventura, pero nada más lejos de la realidad:

  • Tal y como indica FedEx, en 2017 el 86% de las pymes españolas exportadoras tuvieron ingresos a través de ventas online, lo que supone el 27% de sus ingresos.
  • Según Global Entrepreneurship Monitor, en uno de sus informes más recientes afirman que de todas las iniciativas emprendedoras, el 27,8% llevan a cabo una parte de sus transacciones fuera de las fronteras españolas.

Con estas cifras de tu parte, no deberías mostrar un ápice de duda, ¡súbete al carro de la internacionalización! Los beneficios de comenzar una estrategia cross-border online son múltiples y, para qué engañarnos, bastante obvios, puesto que aumenta las ventas, la visibilidad del negocio, el tráfico, la notoriedad y la reputación.

Una vez se toma la decisión de internacionalizar un ecommerce, salta a la vista que no se puede hacer a la ligera, por lo que es vital preparar un plan, una estrategia que haga más sencillo sortear el alcance global que tiene el mundo digital. Esta estrategia debe girar alrededor de un punto crucial: localizar el contenido que tanto ha costado diseñar y pulir.

La localización de contenido no es más que ir un paso más allá a la hora de traducir, ¡pon el foco en la cultura del mercado objetivo! Como ya hemos comentado, llegar a nuevos mercados en una de las claves para el crecimiento de todo ecommerce, pero no puedes hacerlo solo, tienes que contar con un buen partner que te aporte traducciones nativas y, por lo tanto, localizadas.

Si aún sigues pensando que traducir tu ecommerce no es importante, recuerda que, según Common Sense Advisory, el 75% de los clientes del comercio electrónico compran únicamente en ecommerce que estén en su propio idioma, así que la traducción se convierte en un punto fundamental en tu estrategia de internacionalización.

Por qué deberías traducir tu ecommerce

Es de sentido común que un ecommerce debe hablar el idioma del cliente al que va a dirigirse, por el simple hecho de garantizar cercanía y confianza, dos pilares imprescindibles sobre los que se asientan las ventas. Ahora bien, la internacionalización y su consiguiente traducción de contenido tienen que realizarse en condiciones, comprendiendo todo lo que puede aportar -o quitar si sale mal- a tu negocio.

A la hora de poner en marcha la estrategia cross-border de tu ecommerce, es crucial conocer la importancia de la traducción en el futuro de tu marca, ¡te contamos los motivos por los que deberías comenzar ya a traducir tu tienda online!

  1. Conseguirás diferenciarte de la competencia. En muchos casos llegarás a mercados en los que tus competidores no estarán presentes, ¡una oportunidad que no puedes desaprovechar!
  2. La imagen de tu empresa mejorará con creces. Si tu negocio es consciente de la importancia de los idiomas y la globalización del comercio, será una empresa actual, lo que se reflejará en las mentes de los consumidores como algo muy positivo.
  3. El número de posibles clientes se multiplicará de manera exponencial. Cada nuevo mercado que abras es una posibilidad maravillosa de conocer nuevos negocios, consumidores, profesionales… ¡no cierres las fronteras de tu empresa!
  4. Abrirás tu ecommerce a nuevos mercados. Adentrarse en una cultura nueva puede derivar en demandas, necesidades e intereses diferentes: abre los ojos, pueden generarse nuevas líneas de negocio.
  5. Tu posicionamiento SEO lo agradecerá. Los buscadores separan por idiomas y valoran el contenido bien traducido, ¡pónselo fácil y tus posibles clientes te encontrarán! Puede parecer complicado tener en cuenta el posicionamiento a la hora de traducir, de ahí la importancia de contar con ayuda nativa y profesional.

Qué deberías traducir en tu ecommerce

La importancia de la traducción en la internacionalización de tu ecommerce es clave, ya lo has podido comprobar, sin embargo, no es un paso que se pueda dar sin más, sin seguir unos pasos, así que lo primero que deberías preguntarte es “¿cuáles son los elementos clave a traducir en mi tienda online?”

  1. Tu carta de presentación como empresa. Tu ecommerce debe causar una buena impresión, ya que antes de realizar una compra, los usuarios suelen “pasearse” por tu tienda online. Cuida tu imagen de marca y céntrate en realizar una buena traducción de apartados como “Historia”, “Nuestros valores” o “Quiénes somos”.
  2. Presta especial atención a tu catálogo. Por muy obvio que resulte, el núcleo de un ecommerce son los productos y/o servicios, así que debes traducir cada una de sus partes, desde las descripciones hasta el stock o las condiciones específicas. Eso sí, no te olvides de detalles como el tallaje o el contenido multimedia, ¡también las etiquetas ALT!
  3. Guía al consumidor por tu proceso de compra. Puede no parecer importante de primeras, pero es la sección que lleva al proceso final de venta, así que cuídalo al máximo: conseguirás que el usuario llegue con facilidad al final, despejará todas sus dudas y dirá adiós a una posible falta de confianza, ¡no querrás un montón de carritos abandonados!
  4. Dedica cierto tiempo a los textos legales. Puesto que tu ecommerce está obligado a cumplir una serie de normas, no las dejes de lado al traducir tu página web; mantén la misma calidad y profesionalidad en cada uno de los idiomas que vayas a utilizar, un punto harto complicado si no cuentas con una agencia de traducción profesional y con traductores nativos.
  5. ¡Atento a los pequeños detalles! Después de dedicarle el tiempo necesario a los cuatro grandes elementos a traducir en tu ecommerce, es hora de coger la lupa y buscar cada pequeño apartado que te hayas dejado por el camino. Nos referimos a todos los pequeños mensajes de tu tienda online, los botones, pop-ups… Además, como ya hemos comentado, no dejes de lado el SEO e invierte parte del proceso en traducir las palabras clave, las etiquetas, las categorías y, sobre todo, las URLs.

Si prestas especial atención a cada uno de estos elementos, tu ecommerce tendrá parte del camino de internacionalización hecho. El objetivo de todo este proceso tan detallado lo habrás cumpllido, y es que el cliente sentirá que tu contenido, tus productos y tus servicios han sido creados para él, en su propio país y a través de su idioma. Pero no lo dudes, hacer que el cliente se sienta de esta manera sólo lo puede conseguir una agencia de traducción que te ayude en esta aventura.

¿Qué tiene que tener la agencia de traducción que trabaje contigo?

No podemos engañarnos: la internacionalización de un ecommerce necesita una agencia de traducción como compañera de viaje, ya que este tipo de compañías son un partner imprescindible para superar las barreras idiomáticas y culturales.

Sin embargo, no todas las agencias de traducción cumplen con las condiciones que requiere tu ecommerce, así que toma nota. Tu socio de traducción ideal tiene que contar con profesionales nativos -sólo ellos podrán localizar tu contenido-, tener conocimientos de marketing online -¡recuerda el SEO!-., estar especializada por sectores, disponible para tus consultas y dudas y, por supuesto, una relación calidad-precio razonable.

Cuando hayas encontrado una agencia de traducción que cumpla con todos estos puntos, no la dejes escapar, será uno de los actores principales en el proceso de internacionalización de tu ecommerce, ¡no habrá nadie mejor para cruzar fronteras!