El comercio electrónico vive sus mejores años y también su periodo de mayor competencia interna. Quizá la batalla más cruda se la lleven los comercios minoristas.

La tasa de conversión (el porcentaje de usuarios que llevan a cabo una acción dentro de una web) es una de las métricas más importantes para este mercado.

¿Cómo aumentar la tasa de conversión en el comercio minorista? Quizá para ello se debería conocer qué es un buen índice de conversión del comercio electrónico.

Según los expertos, estas cifras deberían rondar entre el 1% y el 2%; es decir: de cada 100 usuarios que naveguen o visiten un comercio online, 1 o 2 usuarios llevarían a cabo la acción deseada (comprar, registrarse, descargar contenido, etc.).

En la actualidad la tasa de conversión en ecommerce ronda el 1,85%, según el último estudio publicado por Wolfgang Digital. Esta cifra es ligeramente superior a lo publicado hace exactamente un año por la misma agencia.

Durante el año 2018 la tasa rondaba el 1,56%. También es cierto que el uso de móviles y tablets durante el proceso de compra o descarga de un servicio también ha llevado a que este número aumente.

6 formas de aumentar la tasa de conversión en el comercio minorista

Reduce el número de pasos en tus checkouts

Una de las principales formas de aumentar la tasa de conversión en el comercio minorista será eliminar pasos a realizar por el usuario antes de que su compra o acción concreta llegue a su fin.

Es decir, lo ideal sería que una vez el usuario se adentre en el ecommerce y decida llevar a cabo una compra, los pasos a seguir sean pocos y claros, que en ningún momento se puede caer en un error o que la información prestada no sea clara del todo.

Esto hará que la desconfianza se apodere del cliente potencial y nunca más vuelva al comercio electrónico.

Mejora las fichas de productos con imágenes y vídeos de calidad

Una imagen vale más que mil palabras, ¿verdad?

Y cuando a los productos que se venden en un comercio en línea se les adjunta imágenes —e incluso vídeos— para que el usuario/cliente pueda decidirse mejor, la confianza en la posible venta aumentará.

Eso sí, si el texto está cuidado, también se deberá prestar especial atención a que estas imágenes o vídeos sean de calidad.

Ofrece múltiples opciones de pago

Un texto cuidado sin faltas de ortografía; imágenes de calidad o eliminar pasos en el «checkout».

Pero otra de las maneras de cómo mejorar la tasa de conversión en el comercio minorista sería poder ofrecer el mayor número de opciones a la hora de realizar el pago.

Es decir, ofrecer la posibilidad de pagar directamente con tarjeta de crédito/débito; poder hacer uso de una cuenta Paypal; aceptar transferencias bancarias, entre otras.

Apuesta por el remarketing

Cookies. En un comercio online son necesarios, siempre y cuando todo el proceso esté debidamente informado al usuario y cuál es el tratamiento de los datos que recogerán estos pequeños archivos.

Pues bien, tras conocer este dato, algo interesante sería poder rescatar a esos usuarios indecisos en la compra, que abandonaron, por ejemplo, un carrito lleno en su cuenta. Y que esta acción es conocida como «remarketing».

Con esto se conseguirá, gracias a otros servicios de anuncios en línea, recordar a este usuario que ese producto o servicio por el que se interesó, continúa ahí a su disposición.

Muestra certificados y sellos de confianza

Una de las formas de aumentar la tasa de conversión en el comercio minorista debe basarse en la confianza creada al cliente. Es por ello que se debe cuidar hasta el más mínimo detalle.

No sólo el aspecto o diseño del comercio en línea es importante, sino también se debe cuidar los certificados que se incluyan o el tratamiento de datos que la tienda en línea se queda en su base de datos.

Cuando se visita algún portal o web, en la barra del navegador se ofrecerá una de las informaciones más importantes, quizá la más importante para que todo siga su curso: si el sitio es de confianza o no.

Y esto se resuelve contratando un certificado SSL, que se podrá identificar cuando en la URL (dirección web) aparezca «https://» en vez de «http://». Esto irá acompañado de un icono de un candado en color verde.

También sería interesante mostrar las opiniones de los clientes frente a los productos que se ofertan.

Esto también generará confianza en posibles clientes potenciales, así como se podrá generar una reputación del comercio en la Red.

Existencias siempre actualizadas

Tener todo el stock actualizado evitará que el cliente se encuentre con desagradables sorpresas cuando llegue a un producto ofertado que ya no está disponible.

Esta práctica puede conllevar a una sensación de dejadez o de existencias pobres en el comercio minoritario.

Y quizá, lo más tedioso del tema posiblemente sea cuando todos estos parámetros deben introducirse o eliminarse a mano.

Ahora bien, cuando un producto ya se encuentre en existencias o uno de los colores ya no esté disponible, la mejor solución es eliminarlo de la base de datos del portal y conseguir una oferta más limpia y real de lo que el comercio puede ofrecer en ese preciso momento.

Tener un ecommerce no equivale a trabajar menos, sino a disfrutar de mayores oportunidades de venta.

Y con ayuda de estas buenas prácticas, optimizar las tasas de conversión de tu negocio minorista online no debería ser un problema. ¡A qué esperas para conseguirlo!