Al entrar en el mundo de la venta online, podemos plantearnos qué diferencias hay entre el ecommerce B2B y el B2C. Todo aquél que esté especializado en el comercio electrónico B2C necesita dejar la mente en blanco y prepararse para afrontar algo completamente distinto, ya que en muchas ocasiones lo que funciona para la venta a particulares, no funciona en la venta a negocios.

A continuación, te resumimos las diferencias más notables entre el B2B y el B2C.

Los procesos de venta son completamente distintos

En muchos proyectos B2B, existe un interés sobre la compra de algo y, a continuación, una negociación centrada en la logística y el pago de la misma. La estrategia de venta B2C no suele funcionar cuando existen procesos adicionales o cuanto el proceso de venta es muy largo.

El equipo de ventas es clave

Si el equipo de venta no está convencido, jamás convencerán al posible comprador, lo que quizá provoque que la venta no pueda efectuar. El equipo debe estar 100% entregado y dedicado a su tarea para que todo funcione.

El B2B suele ser más complejo

El negocio B2B es mucho más complicado que el B2C. El discurso es completamente diferente y le afectan muchos aspectos, como el precio, las condiciones de pago, el tipo de envío…. Es importante que adaptemos nuestras estrategias de venta cuando charlamos con otros profesionales.

El uso de las promociones es distinto

En los negocios B2C es habitual que se ofrezcan promociones para eventos especiales, o que se agradezca al comprador su confianza. Sin embargo, en los B2B, las promociones son una muestra de confianza y colaboración entre empresas u ofertas gratuitas.

El porcentaje de conversión en B2B es menor

Mientras que los proyectos B2C tienen un alto índice de conversión en los productos de bajo precio, la conversión en los B2B es mucho más lenta, pero el beneficio es mucho mayor.

Los precios pueden variar

Las políticas de tarificación no están tan claras como en los proyectos de comercio B2C, ya que las promociones y las negociaciones se basan bastante en la relación entre las empresas y suben y bajan dependiendo de ello.

Los objetivos de SEO son distintos

Los consumidores del comercio B2B suelen limitar mucho más sus búsquedas utilizando palabras clave, por lo que hay menos búsquedas transaccionales (ej. « comprar zapatillas vans »).

No suelen ser válidas las mismas plataformas

Las plataformas “estándar” de comercio electrónico (Magento/Prestashop) no están preparadas específicamente para muchas de las variables necesarias, por lo que, en muchos casos, para acciones más complejas, acudimos a plataformas de terceros.

Como verás, hay muchas diferencias entre el B2B y el B2C. Para tener éxito en el B2B, necesitarás ser capaz de adaptar las estrategias de venta y los objetivos de la forma adecuada para que el ciclo de venta sea más largo.

¿Qué diferencias son las más notorias en tu empresa? ¡Cuéntanoslo a continuación!