Si estás empezando un e-commerce, seguro que te levantas y te acuestas pendiente de tu tasa de conversión. A diferencia de las tiendas tradicionales en las que buena parte de los visitantes se convierten en clientes, el e-commerce es muy diferente.

A pesar de las ventajas que tiene sobre una tienda física, la gran mayoría de tiendas online tiene una tasa de conversión menor si la compramos con las que las tienda tradicionales. De media, solo un 1-3% de las visitas acaba en compra. Las restricciones de envío y checkouts complejos o farragosos son los responsables de un gran número de carritos abandonados. La información incompleta de un producto y la inseguridad son otros de los factores que contribuyen a la baja tasa de conversión de una tienda de comercio electrónico.

Afortunadamente, hay unas cuantas soluciones para corregir este tipo de situaciones. Una de las maneras más efectivas de aumentar la tasa de conversión de un e-commerce es a través de vídeos. A continuación, os mostramos 5 formas con las que aumentar la tasa de conversión mediante los vídeos.

Los videos ayudan a mejorar la conversión

Es difícil decir con exactitud como de importante es el uso de vídeos en el e-commerce, pero los datos de eMarketer sugieren que aproximadamente un 73% de las tiendas online más importantes del mundo tienen vídeos en sus páginas.

La verdad es que no es algo que sorprenda. Cuando analizamos esto, observamos que el 65% de los consumidores en un e-commerce han buscado un vídeo al menos una vez.

¿El motivo? Muchas veces, ver el producto en imágenes o leer las descripcione no es suficiente para comprar el producto.

Los vídeos de los productos ofrecen una nueva dimensión a la experiencia de compra online. Permite a los visitantes ver el producto desde muchos aspectos, verlo en contexto y entender mejor como funciona. Permite a los compradores ver rápidamente las diferencias entre las marcas y los modelos. Se trata de información importante que habitualmente es difícil descifrar solo mediante imagen y texto. Tal y como admite un 52% de lo compradores, ver vídeos les hace sentir más seguros al realizar la compra.

Esto es lo que ocurre cuando añadimos el vídeo de un producto en una ficha de producto en un e-commerce:

  • Cuando hay vídeo, un 60% de los visitantes lo ven antes de leer el texto.
  • Los visitantes permanecen más tiempo en la página web, los que significa un aumento del tiempo de duración de las sesiones de hasta un 340%.
  • Cuando hay vídeos, un 127% más de visitantes entran a la página.
  • La probabilidad de la gente que ve los vídeos compre es de aumenta 1.8 puntos.
  • Cuando los vídeos aparecen en la página de los detalles del producto, la tasa de conversión aumenta en un 37%.

Pero estos no son los únicos beneficios de los vídeos. De hecho, un 45 % de  los compradores vuelven a la página web de la tienda que ofrece vídeos, mientras que un 44% comprará de nuevo en el mismo sitio. Un 93% de los compradores dice que los vídeos son útiles después de haber comprado el producto, porque ayudan a entender como poder usarlo.

 Videos que convierten

Entonces, ¿todos los vídeos funcionan de igual manera? ¿convierten a los visitantes en consumidores? Al igual que existen fotos buenas, malas y pésimas, algunos vídeos pueden funcionar mejor que otro para convertir compradores.

Como norma general, un  buen vídeo debe:

Cumplir un objetivo específico

Un vídeo que quiera informar de todo y a todos es como un anuncio interminable. A nadie le gustan los anuncios interminables (al menos a no a nosotros). Cada vídeo debe cumplir un propósito específico. Por ejemplo, si estás vendiendo un exprimidor y quieres enseñar al usuario como se monta, deberás optar por un vídeo tutorial con las instrucciones para que los usuarios sepan como montarlo. Deja las recetas y los consejos de salud para otro momento. Si quieres hablar de los beneficios del producto en general, céntrate en vídeos reviews. Es mejor tener muchos vídeos para cada producto que puedan atraer a los compradores según sus intereses que intentar aunarlo todo en un vídeo demasiado largo.

Breve y conciso

Sí, tus productos pueden ser la leche y podrías estar hablando de ellos durante horas. Pero el comprador online actual no quiere perder el tiempo. Según este estudio, la duración media de una sesión en un e-commerce es de 3:49 minutos. Las tiendas online más conocidas consiguen 9-15 minutos. A pesar de parecer mucho, sigue siendo muy poco tiempo para conocer a fondo un producto. Por eso los vídeos tienen que ser concisos. Hazlos cortos, de -3 minutos.

Videos específicos

Si vas a ver una película de tiburones y no ves ninguno durante la primera hora  de la película te enfadas, ¿no? Lo mismo ocurre con los vídeos de los productos. Si tu vídeo promete mostrar las características del producto o decir cómo funciona, debe hablar de ello. No pongas a prueba la paciencia del usuario con introducciones o paja absurda.

Realismo ante todo

Pensemos en un anuncio de TV. La razón por la que la gente piensa que estos videos son ridículos es porque tienden a exagerar y a magnificar los beneficios de un producto. Cómo si fuese realmente a cambiar tu vida…. El efecto final es antinatural y poco creíble. Por eso, un video de producto en una tienda online tiene que ser auténtico y sincero. Intentemos mostrar los productos de manera normal. Si quieres conversión, tienes que dar a tus visitantes una razón por la que creer que están tomando la decisión correcta al hacer clic en “comprar”.

Cuando se trata de tipos de vídeos, algunos tienden a convertir mejor que otros dependiendo de la fase del funnel. El 48% de los consumidores dicen que el contenido generado a través de otros usuarios es una forma genial de descubrir nuevos productos. Los vídeos de otros consumidores como por ejemplo reviews, “primeras impresiones” o “unboxings” son una buena forma de conseguir clientes.

Cuando buscamos información sobre un producto, también nos gusta conocer otros detalles como el embalaje  o items complementarios. Para eso lo mejor es un “unboxing”. Por ejemplo, en el sector belleza, un 66% de los compradores dicen que este tipo vídeos ayudan a visualizar que es lo que van a comprar. Enseñar las expectativas puede jugar un gran papel en el incremento de la tasa de conversión.  

Por otro lado, están aquellos usuarios que ya han comprado o estén a punto de comprar el producto. estos preferirán los vídeos que explique como funciona y que usos tiene. Crear videos de uso y combinarlos con unboxings y videos demostrativos puede suponer un esfuerzo a nivel de trabajo, pero sin duda es una forma de atraer mas clientes.

Estos son solo unos consejos básicos que tienes que tener en mente si quieres utilizar los vídeos para mejorar tu tasa de conversión. Dependiendo de tus habilidades y del tiempo que tengas, puedes optar por una optimización de las conversiones manual o automatizar algunas de las partes mediante vídeo, test A/B etc.