Como todo el mundo sabe, la satisfacción del usuario en nuestro ecommerce es uno de los principales factores que hacen que un visitante se convierta en cliente. No todo es crear CTAs atractivos y subir fotos bonitas; el objetivo es vender los productos y, para ello, los consumidores necesitan atravesar el embudo de conversión que, básicamente, consiste en el itinerario que un cliente sigue desde que visita por primera vez nuestra página web, hasta que pulsa el botón que cierra la compra.

Mejorar este flujo es primordial para alcanzar nuestros objetivos de venta y es una de las prioridades del ecommerce. Optimizar las páginas y simplificar las cosas, ofrecer distintas formas de pago y mantener un flujo simple en nuestra web nos permite construir un embudo de conversión óptimo.

A continuación, te damos varios aspectos a tener en cuenta para optimizar el embudo (en inglés, el funnel) de conversión de tu ecommerce.

Optimiza tus páginas

Lo primero que debemos hacer para optimizar nuestro embudo de conversión es optimizar las páginas de nuestro ecommerce: mantener nuestras páginas más o menos uniformes y con un mínimo de coherencia para evitar que los usuarios se pierdan. Las páginas deben ser claras y contener la información necesaria para el cliente. Una página completa, que ofrezca a nuestros clientes toda la información que necesita, tiene dos ventajas:

  • Por un lado, permite que el cliente esté más informado. Esto potenciará las ventas y evitará devoluciones de clientes que esperaban otra cosa.
  • Por otro, nos ayuda a posicionar en buscadores.

Algún ejemplo de cómo optimizar mis páginas

  • Por ejemplo, podemos utilizar formularios que se rellenan automáticamente en nuestra búsqueda interna para ayudar a los usuarios a encontrar los productos de forma más fácil. Esto no sólo ayudará a los clientes a ahorrar tiempo, sino que les facilita el trabajo de buscar si disponemos del producto que necesitan o no. Además, debemos poner filtros para ayudar a los usuarios a descartar productos que no corresponden a sus necesidades.
  • Una página optimizada es una página clara y básica, no una página cargada de texto ni imágenes. El usuario tiene que poder encontrar su producto sin perder demasiado tiempo. Debemos evitar que nuestra web esté llena de colorido y animaciones, ya que esto, además de provocar dificultades para navegar al cliente, hará que la web funcione más lentamente.

Ofrece diferentes opciones de pago seguras

Encontrar el equilibrio entre seguridad y conveniencia siempre es un reto para los propietarios de ecommerces, especialmente cuando llega el momento del pago por Internet. Al contrario de lo que sucedía años atrás, ahora hay muchas formas de pagar a través de Internet de manera fácil.

  • Obviamente, las tarjetas de crédito siguen siendo las reinas del pago online, ya que ofrecen varios métodos de seguridad como el envío de un mensaje de texto para confirmar la compra. Para aquellos que confían en nuestra web para sus compras, ofrecer la posibilidad de guardar la información de su tarjeta de crédito de forma segura es muy útil, sobre todo para aquellos clientes que quieren ahorrar tiempo.
  • Concretamente Paypal es una forma muy segura de pago, ya que los clientes pasan por un intermediario en quien confían para realizar la compra. Paypal es genial para las compras a través del teléfono móvil, ya que suele ser más rápido que introducir la información de nuestra tarjeta de crédito. Por experiencia personal, muchos sabemos que si no se nos ofrece Paypal como forma de pago, abandonamos la compra ya que eso significa tener que sacar y teclear toda la información de nuestra tarjeta de crédito.
  • Existe incluso la posibilidad de ofrecer crédito por los artículos más caros, como pagar mensualmente por domiciliación, algo que normalmente no tiene cargos adicionales para el cliente, o tiene cargos mínimos. Esto puede ayudar a aumentar las conversión de aquellos negocios que venden artículos más caros.

Ofrecer diferentes opciones de pago es la mejor forma de convertir visitantes en compradores. Si conseguir que nuestros clientes estén tranquilos con nosotros es algo complicado, existen diferentes formas de conseguir que confíen en nuestros métodos de pago.

Podemos utilizar el método 3D secure, ya mencionado anteriormente, a través de los programas Verified by Visa o SecureCode by Mastercard. Ofrecer varias opciones de pago es la mejor forma de convertir a tus visitantes en compradores, ya que podrán elegir el método de pago que les convenga más.

Optimiza la velocidad de tu ecommerce

Ya hemos visto varios motivos por los que una web lenta puede acabar con nuestras ventas. Los usuarios son, actualmente, mucho más exigentes de lo que lo han sido nunca. Por este motivo, analizar nuestra página web en la PageSpeed Insights de Google es una buena forma de darnos cuenta de qué es lo que está ralentizándola. Siendo conscientes de esto, sólo nos queda reparar los errores que lo causan.

Se trata de cosas simples: comprimir las imágenes más pesadas o convertirlas en más ligeras, actualizar de forma frecuente, minimizar la hoja de estilos en cascada y el Javascript para liberar todo el espacio que sea posible y que nuestra web se cargue rápidamente…

No fuerces a tus clientes a registrarse

Cuando necesitamos comprar un pequeño artículo por Internet, resulta frustrante que la página web nos obligue a crearnos una cuenta, especialmente cuando hablamos de un artículo cuya compra no es recurrente. Cuando los clientes tienen prisa (o si están conectados en un teléfono móvil) normalmente no quieren dar información personal, o creen que les enviaremos un aluvión de correos electrónicos, por lo que cada vez tienen menos ganas de crearse una cuenta para completar la compra.

No es positivo que sea obligatorio, de modo que es mejor ofrecerles que elijan si registrarse o no, para que la mayoría compren.

En la primera visita de un cliente, lo peor que se puede hacer es obligarle a subir información personal que no quiere darnos. Esto, combinado con la idea de que pierden el tiempo, sólo sirve para evitar conversiones.

La gente escoge comprar un ecommerce para ahorrar tiempo y dinero. Si no podemos ofrecerle ambas, no tendrán ningún motivo para elegirnos frente a nuestros competidores.

En la misma línea, es interesante ofrecer la posibilidad de conectarse a través de las redes sociales o de Google. A partir de ahí, el cliente puede crear una cuenta vinculada a una red social en un solo clic y proporcionarnos la información que ya está en esa red social.

Ofrece un chat en directo para acompañar a tu cliente

Recientemente he tenido que pedir un producto de un país extranjero, y necesitaba recibirlo antes de una fecha en concreto. Suelo ser muy precavido cuando se trata de pedir productos de fuera de mi país, especialmente si tengo una fecha límite. Sin embargo, este sitio web tenía la opción de abrir una conversación de chat en directo mediante la que pude preguntar sobre el proceso de envío y hacerme una idea de si el producto llegaría a tiempo para mi evento o no. El chat en directo es lo que me convenció para hacer la compra, ya que, sin él, no habría podido asegurarme de que llegaba a tiempo.

Los chats en directo pueden conseguir que alguien compre o, por el contrario, pueden conseguir que no lo haga. Necesitamos proporcionar al cliente tanta información como sea necesaria para que puedan realizar una compra estando bien informados.

Los chats en directo son la mejor forma de darle a los clientes información de manera interactiva durante cada paso del embudo de conversión. Permitir que el comprador haga preguntas en tiempo real sobre nuestro producto, nos da la oportunidad de ganarnos su confianza y de aumentar su fidelidad.

Es, básicamente, la versión electrónica de tener a un vendedor en la tienda a quien se le pueda preguntar cada vez que el comprador necesita ayuda con lo que sea, pero, sobre todo, nos ayuda a conectar a los clientes con personas.

Establece unos KPIs para medir tus resultados

Este el último paso es obligatorio para mejorar el embudo de conversión: implementar unos KPIs para medir hasta qué punto estamos cumpliendo los objetivos de ventas. De hecho, podemos implementar varios para ver qué necesitamos optimizar más y qué es lo que está provocando que los clientes no terminen sus compras.

  • Tasa de conversión: saca un ratio entre el número de visitantes de nuestro ecommerce frente al número de compras.
  • Abandono del carrito de la compra: calcula el número de visitantes que abandona la compra en algún momento (esto puede resultar especialmente útil para determinar por qué los usuarios no terminan las compras).
  • Tasa de abandono: calcula la cantidad de gente que entra en la página de inicio de nuestra web (o en alguna otra) y se marcha sin haber visto nada más.
  • Ticket media: es útil para saber cuánto gasta nuestro cliente de media.

Dependiendo de qué nos muestre cada uno de estos indicadores, podemos optimizar diferentes facetas de nuestro sitio web. Un cliente que abandona nuestra web en diferentes momentos del embudo de conversión, nos demostrará exactamente por qué lo hace y qué es lo que no funciona.

Nuestro embudo de conversión debe ser óptimo si queremos tener una tasa de conversión positiva, no sólo de clientes que repiten, sino también de nuevos clientes. Esta es la mejor forma de mejorar la satisfacción del cliente desde la página de inicio hasta el botón de confirmación de la compra.