Si Coca-Cola y KFC tiene un receta ‘secreta’, el motor de búsqueda más famoso de mercado tiene la suya. Pero a diferencia de las anteriores, la suya cambia y evoluciona con mayor rapidez.

Google, el gigante de las búsquedas de internet, atesora una merecida cuota de mercado (90.3%, según Statista). Su éxito no es fruto de fantásticas campañas de marketing: es fruto de la efectividad.

Cuando un usuario realiza una consulta en Google, normalmente encuentra lo que necesita en cuestión de segundos, a pesar de que existen algunas búsquedas tienen millones de resultados válidos: ‘comprar zapatos baratos’ (54 millones de resultados), ‘auriculares para iPhone’ (27 millones), etc.

Sin embargo, su eficacia no sería posible sin las sucesivas actualizaciones del algoritmo de Google. Pero ¿en qué consiste exactamente dicho algoritmo?

¿Qué es el algoritmo de Google y por qué los ecommerce deben conocerlo?

En la década de 1990, la masificación de internet se convirtió en un problema para los navegantes. Encontrar la información o el producto que necesitaban era difícil en semejante caos.

Y este problema fue el origen de los motores de búsqueda. Google, lanzado en 1998, fue uno de los últimos de la década, pero antes le habían precedido AltaVista en 1995 y Archie en 1990.

A pesar de no ser el buscador pionero, Google logró convertirse en una empresa referencial de este floreciente sector. En la actualidad, su servicio es más necesario que nunca, ya que existen cerca de 150 millones de sitios web activos en la esfera digital, según datos de Netcraft.

Pero ¿qué es el algoritmo de Google? Este puede definirse como una serie de códigos que permiten interpretar y clasificar los contenidos web existentes, en base a una serie de factores de posicionamiento.

Algunas estimaciones sugieren que este algoritmo cambia hasta 500 veces a lo largo del año, lo que nos ayuda a entender por qué es tan difícil de descifrar (por no decir imposible).

Lo que sí podemos hacer es entender cómo piensa este algoritmo, lo que puede resumirse en dos caracteres: UX (user experience).

Teniendo presente la UX, todos los cambios algorítmicos de Google cobran sentido. Y es que Google persigue, ante todo, proporcionar la mejor experiencia a sus clientes.

Por ejemplo, cuando el tráfico de búsqueda comenzó a provenir mayoritariamente de móviles y tablets, ¿cuál fue la respuesta de Google?, ¿mirar para otro lado? No.

Google actualizó sus algoritmos para mejorar la experiencia del usuario mobile (precisamente esto fue lo que motivó el famoso mobile first index).

Pero ¿cuáles son los parámetros que el algoritmo de Google tiene en cuenta?, ¿qué buscan sus códigos para mejorar la UX? Densidad de keywords, backlinks, interlinks, extensión y calidad del texto, presencia de imágenes y vídeos, diseño responsive, uso de URLs friendly, etc.

¡Sería imposible resumir en un solo artículo (y no digamos en un apartado) todos los factores de poscionamiento que usan los algoritmos de este buscador!

Ahora que sabemos cómo funcionan los complejos mecanismos de este buscador, merece la pena profundizar en el nuevo algoritmo de SEO para Google.

¿Cómo es el nuevo algoritmo de SEO para Google en 2019?

Aunque 2019 aún no ha terminado y son muchos los cambios algorítmicos que pueden sacudir las SERPs, resumiremos los siguientes cambios:

  • Medic
  • Fred

Por el momento, el nuevo algoritmo de SEO para Google incluye estas novedades, siendo muchos más las que podrían incorporarse a la ecuación del famoso buscador.

La introducción del algoritmo Medic no ha dejado a nadie indiferente. A pesar de que fue creado en agosto de 2018, está recibiendo numerosas actualizaciones durante el presente año.

Medic no es ninguna revolución para las SERPs. A decir verdad, los ecommerces pueden estar tranquilos, ya que este parche se ha limitado a revisar y corregir una serie de errores identificados por el personal de Alphabet (Google).

Determinadas industrias ni siquiera han notado ningún cambio en su tráfico orgánico, aunque no es el caso de la salud, cuyas empresas sí se han visto afectadas por Medic.

Otra de las actualizaciones en 2019 del algoritmo de Google más interesantes es Fred. Este nuevo ‘ingrediente’ tampoco afectará excesivamente a los ecommerces que hayan evitado utilizar malas prácticas de posicionamiento web.

Aquellos que hayan empleado black hat (o lo estén haciendo) tienen motivos para temer a Google Fred.

Este novedoso algoritmo, diseñado para combatir las estrategias de monetización agresiva, es un ‘cazador’ que persigue anuncios, contenidos y sitios web de escaso valor para los usuarios, pero que de alguna forma han logrado posicionarse muy arriba en las SERPs. Esto perjudica la UX, y por ello Google utiliza a Fred para neutralizarlo.

Por último, Google podría lanzar nuevos algoritmos destinados a priorizar los sitios webs y tiendas online con mejor ciberseguridad ―aunque evidentemente esto es solo una corazonada.

¿Por qué? Porque Google sabe que la seguridad y la privacidad son cualidades cada vez más valoradas por los usuarios en el mundo digital.

La confianza es especialmente impotante en el comercio electrónico. Los consumidores online deben sentirse protegidos desde el principio hasta el final del ciclo de ventas. Y esto sólo es posible con certificados y protocolos de seguridad, como SSL, HTTPS y otros.

Por si fuera poco, los responsables de Google adelantaron que sus algoritmos penalizarían en 2019 a los sitios web que no tuvieran certificado SSL.

Estos certificados, que se muestran en el navegador con un candado verde, permiten encriptar y proteger la información transmitida entre un servidor web y el navegador de los usuarios.

En definitiva, el nuevo algoritmo de SEO para Google necesita aún algunos ‘ingredientes’ más para terminar de configurarse.

Es pronto para decir que las próximas actualizaciones romperán con todo lo anterior o darán continuidad a las actualizaciones de 2018.

Sea como fuere, los ecommerces acertarán al prestar atención a los futuros cambios algorítmicos de Google, si desean conservar u optimizar su posicionamiento en las SERPs.

Fuente imagen destacada: Dribble