La inteligencia artificial (IA) es la nueva mega-tendencia en marketing digital.

Los profesionales del marketing se están planteando ya cómo aplicarla en su día a día, y los proveedores de tecnología quieren sacarle partido lo antes posible. Y tiene sentido.

La IA es una mega-tendencia, sí, pero no es algo que vaya a desaparecer de un día para otro.

Según una encuesta de PwC, los principales líderes empresariales creen que la IA va a ser fundamental en el futuro.

Según IDC, en 2019, el 40 por ciento de todas las iniciativas de transformación digital estarán respaldados por la Inteligencia Artificial.

Y el marketing de contenidos no se queda atrás. La Inteligencia Artificial también es aplicable en esta rama del marketing. ¿Por qué?

Porque la IA tiene el poder de transformar la experiencia del cliente de muchas maneras.

  • Permite mejorar el contenido y el proceso creativo.
  • Ayuda a personalizar la experiencia de cada cliente.
  • Mejora, por tanto, la satisfacción del cliente o potencial cliente.

Sephora es un gran ejemplo de una empresa que aprovecha la IA de forma innovadora. Esta empresa de cosmética genera muchísimo contenido, lo que a veces puede ser abrumador para el cliente, que no sabe por dónde empezar.  Para ayudarles, crearon chatbot que proporciona a los clientes contenido relacionado con belleza que pueden leer detenidamente, así como sugerencias de productos. Es un uso innovador y muy sencillo de la IA.

Para ayudarte a sentirte más cómodo al empezar con la IA, aquí tienes las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes sobre cómo aplicar la Inteligencia Artificial al marketing de contenidos:

Pregunta 1: ¿Me reemplazará la IA?

No es de extrañar que los profesionales del marketing estén preocupados por la posibilidad de que la IA se haga cargo de sus puestos de trabajo, y menos con tanta película de robots que se apoderan del mundo.

En nuestra opinión, la IA actuará al servicio de los profesionales, no los reemplazará.

Específicamente, la IA puede ayudar  de la siguiente manera:

Descubre lo que está escondido

Hay grandes cantidades de datos disponibles que los profesionales de marketing pueden aprovechar para perfeccionar la experiencias del cliente. La IA ayuda a dar sentido a esta información de un modo más avanzado. Por ejemplo: Nos puede decir el “sentimiento” detrás de un texto, o la calidad de las imágenes.

Aprovechar el poder de la IA en el marketing de contenidos puede ayudar a identificar lo que se necesita en segundos en lugar de días.

Acelera el ritmo

Hay muchas tareas que los profesionales de marketing hacen cada día que son tediosas y consumen mucho tiempo. La IA utiliza algoritmos de autoaprendizaje para acelerar estas tareas, lo que se traduce en una mayor eficiencia y eficacia.

Un ejemplo podría ser la clasificación y etiquetado de recursos, como imágenes. Esta tarea absorbe mucho tiempo, pero la IA tiene el poder de insertar metadatos basados en contenido para miles de imágenes en segundos, un proceso que de otro modo habría requerido horas.

Aprende a diferenciar lo importante

La IA puede ayudar a los profesionales de marketing a tomar decisiones rápidas para garantizar que el cliente siempre tenga la mejor experiencia. Un buen ejemplo es la personalización de contenidos.

Los consumidores quieren que el contenido y las experiencias se adapten directamente a sus necesidades e intereses. La IA puede ayudarte a hacerlo a gran nivel, personalizando automáticamente el contenido a nivel individual y determinando qué experiencia debe recibir cada cliente y cuándo.

Pero es importante recordar que una experiencia de cliente realmente destacable todavía necesita a un humano.

Pongamos como ejemplo a Pandora. Esta empresa utiliza una combinación de aprendizaje automático y de content marketers para ofrecer las mejores recomendaciones a sus empleados.

El jefe de investigación de Pandora, Oscar Celma, dijo:

“Nuestros curadores de contenidos pueden descubrir a un artista, y el aprendizaje automático evita que un artista falso sea incluido en la biblioteca de música. También nos ayuda a encontrar duplicados. Sin el machine learning, nuestros curadores de contenidos no podrían hacer que todo funcionara”.

La moraleja de la historia: La IA y los humanos trabajan mejor juntos.

Pregunta 2: ¿Cómo cambio mi estrategia de marketing para incorporar la IA?

La verdad es que no hay una respuesta fija a esta pregunta, ya que depende de cuáles son las prioridades de cada negocio.

Para obtener el máximo beneficio del marketing impulsado por Inteligencia Artificial, los profesionales del marketing deben entender perfectamente los objetivos de su empresa y, una vez que los tienen claro, modificar sus tareas y sus funciones para complementar el trabajo realizado por la IA.

También existe la posibilidad de que la IA descubra nuevas oportunidades.

De hecho, según Narrative Science, el 61 % de las empresas que aplican una estrategia de innovación afirmaron que están utilizando la IA para identificar oportunidades en los datos que de otro modo se perderían.

Pregunta 3: ¿Cómo afectará realmente la IA al consumidor? ¿Notará la diferencia?

Para los clientes, este cambio será mucho más sutil. De hecho, lo ideal es que lo detecten lo menos posible.

Sí que habrá algo que notarán, que es que su experiencia será mucho más ágil y personalizada.

En una encuesta reciente, el 42 % de los consumidores dijeron que les irritaba cuando les hacían llegar contenido no relevante para ellos, y 2 de cada 3 afirmaron que, de verse en esta situación, no harían una compra.

Está claro que la velocidad y la personalización del contenido pueden afectar a la experiencia del cliente y, en última instancia, a los resultados de la empresa.

La IA también proporciona a los clientes una experiencia más fluida a lo largo de sus interacciones con una marca.

¿Qué está por venir?

La Inteligencia Artificial está aquí para quedarse y las oportunidades que ofrece son muchas.

A día de hoy, los profesionales del marketing se centran en el uso de la IA para mejorar la eficiencia y automatizar las tareas, pero se puede utilizar para mucho más. Pensamos en chatbots, copywriting o curación de contenidos más personalizada.

Las posibilidades son infinitas, pero hay que empezar lo antes posible.