Jérôme Jaeger es Senior Manager International Sales & Marteking en GLS Spain. En esta entrevista, hemos hablado con él de muchos aspectos que afectan al ecommerce (y, por supuesto) a la logística: cuáles son las principales tendencias, a qué retos se enfrentan los operadores logísticos y mucho más.

¿Cuáles crees serán las tendencias que han marcado el comercio electrónico en 2018 y que serán clave durante 2019?

En los últimos años, hemos visto un crecimiento ininterrumpido del comercio electrónico. En 2018, algunas tendencias se han hecho cada vez más comunes: la compra a través de las redes sociales, gracias al buy botton, por ejemplo, se ha vuelto habitual. El usuario ya no tiene que visitar una determinada tienda online para comprar el producto, sino que puede hacerlo directamente desde Facebook, Instagram o un blog.

Además, el proceso de compra en Internet ha ido evolucionando. Cada vez más, los compradores utilizan asistentes de voz como Alexa y Siri para realizar sus pedidos y elegir la entrega del producto en el lugar y el momento que más les conviene.

El proceso de compra se ha simplificado para los usuarios y, éstos a su vez, se han vuelto más exigentes en cuanto a la comodidad de la entrega del producto: desean ser incluidos en el proceso y tener la oportunidad de adaptarlo a sus necesidades.

Una tendencia que podría evolucionar en 2019, es el uso generalizado de la realidad aumentada, convirtiéndose ésta en una herramienta clave en la decisión de compra. A través de su uso, los productos se pueden probar antes de comprar, lo que ayudaría a disminuir la tasa de devolución. Esto sería un desarrollo deseable tanto por las tiendas virtuales como por los proveedores de servicios de paquetería.

¿Cuales son los principales errores relacionados con logística que cometen los ecommerces?

Un error común es la falta de comunicación entre la tienda online y su proveedor de servicios logísticos. Si el ecommerce no informa a tiempo a la empresa de paquetería sobre los envíos, es probable que la entrega final a su cliente se retrase.

Una buena gestión de direcciones también es importante. Para efectuar la entrega del paquete con éxito, es esencial asegurarse de dar la dirección correcta y completa del destinatario.

Otro aspecto a tener en cuenta es la gestión adecuada de devoluciones. Las compañías deben tener en todo momento una visión general y actualizada de dónde están sus productos y si estarán disponibles de nuevo en un corto período de tiempo.

Considerando todo esto, es resulta imprescindible elegir un socio logístico de confianza, con una extensa red de transporte y una infraestructura informática sólida con capacidad de respuesta a las peticiones de los clientes.

¿A qué retos os estáis enfrentando los operadores logísticos que trabajáis con tiendas online?

El principal reto para las empresas que trabajan con las tiendas online es el hecho de que sus destinatarios son mayoritariamente personas particulares, que reciben sólo un paquete por cada pedido. Dado que la mayoría de éstas no se encuentran en casa durante el día, los proveedores de servicios de paquetería tienen que adaptarse a sus demandas y ofrecer la flexibilidad que necesitan en la entrega de sus paquetes. Además, deben gestionar el transporte de envíos de forma eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

En 2025, ¿qué novedades te gustaría ver en las entregas de última milla?

Estamos seguros de que conseguiremos un uso generalizado de vehículos de reparto respetuosos con el medio ambiente.

No obstante, aunque vemos la posibilidad de que haya camiones sin conductor en el transporte terrestre, no consideramos que podamos prescindir del personal de reparto en la entrega de última milla. Los repartidores proporcionan un valor añadido determinante en la experiencia de recepción del paquete para el destinatario, ya que permiten una personalización del servicio allí donde no llega la tecnología y representan el punto culminante de todo el proceso de envío.

¿Qué diferencia a GLS frente a otras opciones logísticas para ecommerce?

Con el servicio FlexDeliveryService, GLS ofrece la flexibilidad en el proceso de entrega que los clientes requieren. El destinatario puede seguir en todo momento el estado de su paquete y puede elegir el lugar y la hora de entrega que más le conviene.

Además, GLS dispone de una extensa red de ParcelShops en España y de una sólida red de transporte que permite la entrega de los paquetes de forma rápida y fiable.

GLS apoya a sus clientes con una amplia gama de servicios opcionales tanto para las entregas como las devoluciones. También ofrecemos interfaces eficientes y de última generación que permiten a nuestros clientes acceder a la información de forma eficiente para obtener el seguimiento y la localización de los paquetes.