José María Baños es el socio fundador de Letslaw, y experto en campos que están a la orden del día: la protección de datos, el derecho de las nuevas tecnologías, el ecommerce y la propiedad intelectual y industrial. 

Desde hace más de 15 años ha asesorado, tanto a grandes empresas como a PYMES y startups, en materia de protección de datos, en todo lo relacionado con su adecuación al marco regulatorio vigente y su repercusión en el ámbito nacional, comunitario e internacional.

En esta entrevista hablamos con él de legislación para ecommerce: ese punto que muchos profesionales tienen pendiente, pero que es clave para poder vender con tranquilidad.

En tu día a día, ¿cuáles son los principales errores ves que se comenten en el e-commerce en materia de legislación?

Toda empresa que realice distribución, venta, compra, marketing y suministro de información de productos o servicios a través de Internet debe cumplir con una serie de requisitos impuestos por la legislación en materia de privacidad o la Ley de Servicios de Sociedad de la Información (LSSI), por ejemplo.

Pese a que el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) es aplicable desde el 25 de mayo de 2018, todavía existen muchos ecommerce que no se encuentran correctamente adaptadas a la nueva normativa en materia de privacidad. Además de la total falta de adaptación a la normativa, entre los errores más frecuentes que nos encontramos están las incorrectas implementaciones de los textos legales en el sitio web de estas compañías. Contar con una política de privacidad, aviso legal y política de cookies correctamente implementadas es tan importante como que la información que estos textos contiene resulte acorde a las obligaciones establecidas por la normativa de protección de datos.

Por otro lado, es común encontrar errores en las condiciones de contratación. Este documento define qué se está vendiendo bajo el contrato con los clientes y debe reflejar aspectos como el precio de los artículos, el modo de envío y de pago de los productos, la política de devoluciones y en general, todos los aspectos del funcionamiento de las tiendas online, requisitos que no siempre se encuentran total o correctamente incluidos.

Operar de acuerdo a la legislación resulta de gran importancia para los ecommerce, no sólo por las elevadas sanciones a las que estas empresas se enfrentan por el incumplimiento de la normativa, sino porque lo contrario significa su total desamparo y desprotección a la hora de afrontar reclamaciones del usuario con respecto a las condiciones y límites de los servicios que ofrecen.

¿Crees que las empresas online son conscientes de la regulación a la que se deben ceñir?

Cuando una empresa decide abrir un ecommerce, son muchos los aspectos que tiene que barajar y resolver antes de poner en marcha su proyecto y, en general, la primera de ellas no suelen ser los aspectos legales. Podría decirse que existe, en general, un desconocimiento del conjunto de la regulación a la que se deben ceñir para la puesta en marcha de este tipo de negocios.

Sin embargo, resulta un tema de vital importancia, no solo por el riesgo que supone descuidar los aspectos que generan garantías al consumidor, sino porque precisamente el éxito de cualquier estrategia digital radica en la capacidad que la empresa tenga de reducir la incertidumbre del usuario, generar credibilidad y confianza en su marca.

¿Qué opinas sobre la RGPD para ecommerce? ¿Hasta qué punto crees que las empresas se han adaptado a las nuevas directrices?

Pese a que ya se han cumplido diez meses desde la entrada en vigor del RGPD, cada día recibimos consultas de empresas que demandan servicios legales de adaptación a la normativa de protección de datos.

Crear conciencia sobre la necesidad de adaptación y cumplimiento de las normas en materia de privacidad está resultando un proceso lento, en el que todavía quedan mucho camino por recorrer. Si bien podría decirse que, y a medida que pasan los meses, el balance se torna más positivo y el conocimiento sobre la importancia de estas medidas incrementa entre nuestros clientes.

¿Crees que los pequeños negocios online pueden ceñirse completamente a la legislación sin tener que recurrir a un asesor externo?

La clave para conseguir vender a través de Internet se encuentra en la capacidad que tengan los negocios para reducir la incertidumbre que cualquier transacción online genera para los usuarios.

Sin duda, el mejor modo de reducir esa incertidumbre es la apuesta por un ecommerce legal. Un problema frecuente es que las ecommerce no suelen tener inconvenientes a la hora de invertir en aspectos como el diseño de su tienda online o el cuidado de su producto, sin embargo, suelen olvidarse de blindar su ecommerce legalmente.

Independientemente del tamaño del negocio, recurrir a un asesor externo para asegurar el cumplimiento de la normativa resulta en todo caso indispensable, no solamente para proteger los intereses de los usuarios, incrementando la transparencia y confianza que deposita en el servicio, sino consecuentemente la de su propia empresa, que además contará con todas las garantías y protección que la legislación les confiere.

¿Hacia dónde crees que se dirige la legislación para ecommerce? ¿Qué cambios crees que podremos ver en unos años?

Sin duda la tendencia de esta legislación va encaminada hacia la completa armonización a nivel europeo y, en definitiva, a la creación de un mercado único común.

Buena muestra de ello son las últimas novedades legislativas en esta materia. Sin ir más lejos, en diciembre de 2018 Europa ponía fin a las fronteras del comercio electrónico con el nuevo Reglamento contra el geobloqueo, que supone que los ciudadanos europeos puedan comprar productos en cualquier ecommerce de la Unión Europea con independencia de que el vendedor tenga tienda online en el país del cliente.

En definitiva, en los próximos años los ecommerce deberán estar preparadas para estos cambios y adaptar sus modelos de negocio a las exigencias de las normas europeas, a cambio tendrán la oportunidad de expandirse a otros países y disfrutar de costes más competitivos.