Hace unos meses Mercadona renovaba su web, y ahora es Lidl el que empieza a dar unos primeros pasos hacia el ecommerce. La cadena de supermercados ha lanzado una primera versión de su tienda online, con dos limitaciones: por ahora, solo está disponible en Madrid y tan solo comercializa sus productos “bazar” de marca propia.

Hogar y ocio, electrodomésticos o moda son algunas de las categorías de producto que Lidl ha puesto a la venta. Pero no, por ahora nada de alimentación. Desde la compañía han comunicado que, por el momento, no tienen en mente lanzarse a vender alimentación online, y que, de funcionar esta beta, ampliarían la venta de productos de bazar al resto de la Península.

Lidl almacenará stock en un almacén situado en Seseña (Toledo), y ha escogido a Seur para gestionar la logística y el transporte. La empresa de supermercados ha marcado un coste de envío fijo de 3,99 euros, independiente del volumen o el coste del pedido.

Con este sutil “coqueteo” con el ecommerce, España se convierte en el quinto país europeo en el que Lidl comercializa sus productos de bazar a través de Internet. Hasta ahora, ya vendía en Alemania, Holanda, Bélgica y República Checa.