Los consumidores de hoy tienen más opciones que nunca. Pero esto también significa que al comprar en línea, los clientes son bombardeados con muchas ofertas similares. Es sencillo encontrar varios vendedores que ofrezcan el mismo producto, al mismo precio, y con opciones de entrega muy similares. Si vas a vender en América Latina, hay varios consejos que deberías tener en cuenta para poder diferenciarte.

Por supuesto, hay varios elementos “estándar” que no puedes olvidar: tener un ecommerce en el que sea fácil navegar, con contenido relevante y una presencia en social media cuidada. Pero esto es sólo lo básico. Para realmente destacar, es necesario ofrecer la mejor experiencia posible.

América Latina es un mercado amplísimo y con un enorme potencial. Si vas a lanzarte a vender en este territorio, vamos a contarte varias cosas que no deberías hacer:

No ofrecer atención al cliente en el idioma local

En este sentido, los ecommerce españoles tienen una ventaja. Al manejarnos en español podemos tratar con un porcentaje muy amplio de los habitantes de América Latina. Es importante dirigirnos a estos potenciales clientes en su idioma, ya sea español o portugués.

Eso sí: Tengamos en cuenta que el español latinoamericano no es el mismo que el español europeo (al igual que el portugués brasileño difiera del hablado en Portugal). La gente entiende las versiones europeas, pero hay diferencias en los significados y expresiones, lo que puede llevar a malentendidos. Como proveedor que intenta ofrecer un servicio de atención al cliente superior, debe contratar a representantes locales de atención al cliente que puedan atraer mejor a los clientes locales.

No conocer y monitorizar las plataformas locales

En la mayoría de los países latinoamericanos, incluyendo Brasil, México y Chile, entre otros, existen plataformas en las que los clientes online pueden publicar su opinión sobre una empresa. Estas plataformas sirven como un canal independiente de comunicación entre las dos partes, y también como una manera para que los clientes obtengan feedback antes de comprar un producto. Es importante estar en búsqueda constante de estos canales y monitorizar el perfil de tu empresa, así como dar respuesta a los posibles comentarios que puedan dejar los clientes.

No ofrecer comunicación telefónica

En América Latina, a la gente le gusta recurrir a una conversación telefónica cuando tienen dudas y preguntas sobre compras en línea. Por supuesto, esto es más evidente en algunos países que en otros. En México, no es raro que hasta un 30 % de las consultas realizadas por los clientes sean telefónicas. En Brasil, una encuesta de Octadesk reveló que el teléfono es el canal de comunicación preferido para la atención al cliente.

Por ello, contar con un canal de atención telefónica es clave para interactuar con tus potenciales clientes.

No conocer la fiscalidad de América Latina

Los clientes en línea de LATAM a menudo tienen dudas sobre los impuestos. Por lo tanto, se pondrán en contacto con el servicio de atención al cliente de tu empresa para obtener información al respecto, por ejemplo, si su producto será gravado y, si es así, a cuánto ascenderá este impuesto, cómo y dónde pueden pagarlo…

Además, debes tener en cuenta que -como no podía ser de otra manera- cada país de este territorio tiene unos organismos diferentes a cargo de los envíos, el almacenamiento, los impuestos y otros aspectos. Los impuestos también varían en función del país, y tienen diferentes nombres y procedimientos asociados.

Como tal, el servicio de atención al cliente de tu ecommerce debe estar preparado para dar atención a los clientes online de Latino América.

No ofrecer métodos de pago locales

Los países latinoamericanos tienen muchas similitudes, pero también son muy diferentes. A menudo, estas diferencias son sutiles, lo que puede dificultar su detección. Un ejemplo es el de los métodos de pago: aunque las soluciones de pago en efectivo y las tarjetas de crédito nacionales son ampliamente utilizadas en todos los países latinoamericanos, las opciones son muy diferentes entre sí.

Por ejemplo, en Brasil está Boleto Bancário, un pago en efectivo que ofrece un vale que puede ser pagado vía Internet o banca móvil, o físicamente con dinero en efectivo en cualquier lugar autorizado. En Perú, es Pago Efectivo el que la gente utiliza para el mismo propósito, y genera un código numérico, no un vale. Muchas personas también optan por pagar sus compras a plazos. Pero, una vez más, es un proceso que varía de un país a otro.

 

Para los comerciantes online, América Latina ofrece muchísimas posibilidades de vender sus productos. Pero es crucial que adaptes tu empresa para dar el mejor servicio. Al hacerlo, debes recordar que el servicio al cliente varía sustancialmente entre países y que deberás adaptarte lo mejor posible para ofrecer una buena experiencia.