Viviendo en un entorno de economía compartido, los servicios bajo demanda han revolucionado el estilo de vida del siglo XXI. Queremos empresas que puedan proporcionarnos lo que queremos, en el menor tiempo posible y exactamente de la forma en que lo deseamos. Hace diez o quince años, muchas de las exigencias actuales nos habrían parecido absurdas.

La entrega de comida a domicilio de cualquier restaurante, la reserva de taxis a través de un smartphone, dormir en casa de un desconocido mientras viajamos, encontrar un babysitter para nuestro perro en pocos minutos… Todos estos son servicios bastante habituales a día de hoy, pero hace unos años no lo eran en absoluto.

Una industria que se ve profundamente afectada por el aumento de los servicios bajo demanda es la industria de la logística. Se espera que muchas de las soluciones logísticas, particularmente la entrega en la última milla, sufran cambios revolucionarios debido a los servicios on-demand. Después de todo, la gestión de entregas determina la rapidez con la que el producto o servicio llega al cliente.

A medida que el mundo evoluciona y avanza, es más fácil pedir casi todo lo que quieras directamente desde tu dispositivo móvil. Como resultado, los consumidores esperan más de los vendedores minoristas y, por lo tanto, se ven obligados a adaptarse al entorno cambiante para sobrevivir y seguir siendo relevantes. La unión entre los servicios bajo demanda y la logística es uno de los mejores ejemplos de este importante cambio, que está inundado de expectativas de entregas tan rápidas como el tiempo que tardan los consumidores en comprar. Esto ayuda a asegurar el éxito y la satisfacción de la entrega en la última milla.

Por ejemplo, si pides comida desde cualquier aplicación (como Glovo o Deliveroo), el plazo de entrega estimado suele ser de un máximo de una hora. Debido a esta expectativa de los clientes, hay mucha competencia entre los proveedores de servicios. Algunos pueden incluso prometer que si el pedido n se entrega en un plazo específico, te lo llevas gratis. Este aumento no sólo de la velocidad, sino también de la calidad de la entrega, es el resultado de las crecientes expectativas de los clientes derivadas de los servicios bajo demanda.

¿Qué necesitas para ofrecer un servicio on-demand?

Con tantas aplicaciones ofreciendo cientos de servicios diferentes, es esencial entender todo lo que implica crear un negocio de este tipo. A continuación, explicamos las características básicas de los servicios on-demand y cómo afectan a la entrega de última milla.

Los servicios on-demand deben hacer las entregas ya mismo

La característica más importante de un servicio bajo demanda es que debe ser capaz de entregar cuando el cliente lo desee, lo que suele ser “ahora”, sin ningún problema.

Los clientes desean una entrega rápida y, a menudo, gratuita en la última milla, y esto se puede garantizar mediante soluciones logísticas móviles como la optimización de la ruta, la posibilidad de trackear tu envío y los softwares de recogida y entrega.

Los servicios bajo demanda significan tener una ventaja competitiva

Por último, pero no por ello menos importante, los servicios a la carta deben tener una cierta ventaja competitiva que los distinga de su competencia. Por ejemplo, poder ofrecer un servicio las 24 horas del día, los 7 días de la semana, es un servicio que no todas las empresas tienen.