Los protocolos de seguridad en ecommerce no son cosa de broma. Según un estudio de Symantic en Estados Unidos, los consumidores tuvieron pérdidas de 19,4 mil millones de dólares por los ataques cibernéticos producidos en 2017.

Subestimar la importancia de la ciberseguridad tiene un precio muy, muy caro. Un buen ejemplo lo encontramos en la empresa TalkTalk. En 2015 se vio obligada a invertir 50 millones de libras en la recuperación de sus sistemas tras sufrir un ciberataque. Pero el dinero fue lo de menos: hasta 100 mil clientes dejaron de utilizar sus servicios. ¿No hubiera sido más sencillo protegerse frente a ciberataques?

Pero ¿cuáles son los protocolos de seguridad en ecommerce más utilizados? La instalación de certificados SSL y SET o la obtención del protocolo HTTPS destacan entre las medidas más utilizadas. ¿Quieres conocerlas en profundidad?

¿Cuáles son los protocolos de seguridad en ecommerce más importantes?

La seguridad y encriptación en ecommerce es una necesidad creciente entre las empresas y marketplaces. Un informe de Check Point aseguró que la ciberdelincuencia se mantendrá constante en 2019, pero que sus ataques serán más sofisticados e inteligentes.

El cifrado es uno de los métodos más efectivos de mejorar la ciberseguridad. Con la primera opción, se logra proteger la información sensible de los clientes (nombres de usuarios, contraseñas, datos bancarios, etc.) a través del cifrado. Este proceso no es fácil de explicar, pero puede resumirse en el uso de un código único, que permite que el destinatario y el receptor descifren los datos necesarios en la transacción. De esta forma, el robo de dichos datos no tiene sentido para los ciberdelincuentes, quienes no serán capaz de descifrarlos.

Otro recurso excelente para optimizar la seguridad en ecommerce son los certificados de seguridad. Hablamos de una identificación digital, capaz de verificar la identidad de los usuarios, así como su “humanidad” (gran parte de los ciberataques son perpetrados por bots). Los certificados SSL y SET son los más utilizados y merece la pena estudiarlos en profundidad.

SSL: una protección infalible en la transferencia de datos online

Conocido a su vez como Secure Sockets Layer, este certificado de seguridad se ha convertido en uno de los must de internet. Es utilizado tanto por grandes empresas como por bloggers minoritarios. Su finalidad es proteger sus transacciones de datos entre un sitio web (proveedor) y sus visitantes (destinatarios).

Identificar los sitios con certificado SSL es fácil: en el navegador aparece un candado en verde, que indica a los usuarios que todos sus datos están seguros. Sin embargo, la creación de una conexión SSL segura requiere que el servidor hosting disponga de un certificado SSL previamente instalado. Por fortuna para los interesados, estos certificados tiene un coste muy reducido. Determinados proveedores de hosting ofrecen incluso la instalación gratis de Let’s Encrypt y otros softwares de SSL.

SET: un plus de seguridad para tus transacciones monetarias

Y si te preguntas qué protocolo seguro de pago electrónico en e-commerce debes implementar, el SET es una excelente respuesta. Las siglas de este protocolo se corresponden con Secure Electronic Transaction. Como su nombre indica, es un sistema para garantizar la seguridad de las transacciones monetarias en entornos digitales.

El funcionamiento del SET es simple. En líneas generales, este protocolo proporciona una serie de certificados y firmas digitales entre el consumidor, la empresa y la entidad bancaria, que regulan la transacción monetaria desde su inicio hasta su finalización. Considerando que fue creado por Visa y MasterCard en colaboración con gigantes como Microsoft, IBM o Nestcape, la eficacia del protocolo SET no debería sorprendernos.

TLS: el hermano mayor del certificado SSL

El certificado TLS o Transport Layer Security es una evolución del citado SSL. Su objetivo es proporcionar conexiones seguras a través del cifrado de los datos enviados entre dos partes. Este certificado se utiliza principalmente en entornos de correo electrónico, no siendo incompatible con su predecesor (de hecho, pueden compatibilizarse).

Netscape creó el protocolo SSL, y posteriormente el IETF (Internet Engineering Task Force) desarrolló el TLS. Como habrás notado, ambos certificados trabajan de forma similar, pero no son iguales: los algoritmos del certificado TSL son más sólidos y versátiles que los de su predecesor.

HTTPS: añadiendo una capa de seguridad al clásico HTTP

Cuando hablamos de HTTPS nos referimos al Hypertext Transfer Protocol Secure. Este protocolo es una evolución del HTTP, que incorpora una capa extra de seguridad a los datos que son enviados en conexiones SSL o TLS. En la actualidad la mayoría de los emprendimientos digitales se realizan con protocolos HTTPS, en lugar de los HTTP, creados por Eric Rescorla y Allan M. Schiffman en 1999, que van camino de desaparecer.

Debido al creciente número de ciberataques, el uso del protocolo HTTPS se ha generalizado desde 2018. Esto se debe a que el anterior HTTP tenía mayores puntos débiles y no era tan seguro. Los especialistas recomiendan el uso de HTTPS, pero en algunos casos puede necesitarse el protocolo S-HTTP.

Cualquiera de estos protocolos de seguridad en ecommerce es una apuesta segura para blindar tu negocio frente al phishing, los malwares, los fraudes online y otros ciberataques. Su objetivo no es evitar pérdidas monetarias derivadas de un ataque: es evitar la pérdida de la confianza de los clientes.

Y es que la confianza del cliente lo es todo para un ecommerce.