Las cadenas de suministro y los transportistas han convertido las entregas B2B en una ciencia, pero el crecimiento de tendencias como el ecommerce, el crowdsourcing y la entrega en el mismo día ha dado un vuelco a la entrega de última milla. Si la última milla está madura para su disrupción, las empresas de supply chain tienen que empezar a perfeccionar  sus procesos de fulfillment para encontrar formas nuevas y rentables de entregar productos a los clientes.

Amazon Prime está estimulando gran parte de esta innovación. Su servicio lleva creciendo un 30% al año desde 2011, y esto está cambiando las expectativas de los consumidores.  Por supuesto, la entrega a particulares es ineficiente y más costosa que la entrega a empresas. Los transportistas llevan paquetes individuales a áreas de baja densidad de población y, en muchas ocasiones, el receptor del paquete no está en casa. Sin embargo, los clientes demandan entregas más rápidas y baratas.

He aquí nueve tendencias que están afectando las entregas última milla.

Fulfillment más rápido

Hay un énfasis en la logística y el fulfillment debido a un aumento de las entregas on-demand en el mismo día. Las empresas están experimentando un gran aumento de la demanda del consumidor con respecto a este tipo de envíos. Lo que normalmente habría

Entregas para las que normalmente tenías una hora de preparación, ahora tienen que estar listas en minutos, lo que plantea desafíos en términos de planificación.

Algunos ejemplos son los productos farmacéuticos y la entrega de alimentos. Los clientes quieren un plazo de entrega en unas pocas horas. En el momento en que llega el pedido, tiene que estar procesado y listo para salir, para poder cumplir con esa ventana tan estrecha.

Gig economy y aplicaciones de crowdsourcing

No hay mejor manera de demostrar el auge del gig economy y de las aplicaciones de crowdsourcing que mirando el capital riesgo que fluye hacia los sectores de entrega de la última milla y de logística urbana. En 2015, las inversiones de capital de riesgo en la cadena de suministro y en startups de logística multiplicaron por cuatro las del año anterior.

Compañías como UberRUSH para paquetes, Postmates, Deliver e incluso Amazon Flex proporcionan entregas por repartidores independientes. Las empresas publican entregas en sus aplicaciones para alertar a los conductores sobre trabajos disponibles. Recoger y entregar ad hoc no es tan eficiente como entregar algo en lo que se tiene una sólida gestión de rutas, con un camión disponible que sabe adónde se va. Pero la tecnología es cada vez más avanzada, y aquellos con un coche (o incluso una bicicleta) que quieren ganar dinero extra pueden hacerlo.

Estos servicios tienen un alcance geográfico limitado y todavía no están tan extendidos como los de los operadores tradicionales. Por lo general, sólo entregan en las ciudades más grandes.

Los fondos de capital riesgo están interesados en empresas basadas en información y tecnología, no en activos como los vehículos. Se centran en las empresas que utilizan el análisis y la información para averiguar cómo hacer el trabajo por menos dinero, y en aprovechar el exceso de capacidad de los conductores con sus propios coches.

Enfoque en la visibilidad

Los transportistas tradicionales han mejorado la trazabilidad, con pruebas de entrega e información de seguimiento. En ocasiones, las organizaciones regionales y locales de entrega de última milla no tienen la tecnología necesaria para proporcionar esa información.

Así, comunicarse con estas empresas acaba siendo un poco caótico. La trazabilidad y demás datos de seguimiento es muy importante en las entregas de última milla, especialmente si un paquete se retrasa o se pierde. Pero, con los smartphones, todo se ha simplificado mucho.

Gracias al rastreo del GPS, el cliente puede ver dónde está el conductor o el paquete. Esto permite realizar entregas rápidas, con trazabilidad y captura de firma en el punto de entrega. Aunque el proceso aún no está estandarizado en todos los aspectos, los consumidores exigirán cada vez más que la industria avance en esta dirección.

El servicio postal evoluciona

Los transportistas tradicionales como Correos están cambiando y creciendo poco a poco. Dada la reducción del envío de cartas y correo tradicional, los aumentos en la entrega de paquetes de comercio electrónico no podrían llegar en un mejor momento.

Añadir un paquete a una entrega a domicilio es sólo un coste adicional para la empresa de mensajería, ya que el transportista va a casa de todos modos. Es más caro para UPS o FedEx hacer la misma entrega, ya que tiene que hacer una parada independiente.

Subcontratación de entregas

Cada vez son más las empresas que utilizan vehículos propios o compartidos para la entrega en la última milla, y eso incluye a Amazon. Algunas compañías de 3PL ahora también tienen sus propios servicios de entrega locales. Tienen sus propios vehículos y conductores en nómina para entregas locales, no de larga distancia.

Almacenes de la ciudad

El año pasado había al menos 58 centros de distribución de Amazon Prime Now en los EE.UU., para clientes que demandaban entregas instantáneas en el mismo día. La tendencia creciente es que las organizaciones construyan o aprovechen este espacio de almacén urbano y tengan fácil acceso a los productos para entregas rápidas a los clientes.

Esa es la única manera de reducir la velocidad de las entregas o el tiempo de tránsito. La entrega en dos horas de Amazon es inédita y eso es lo que ha perturbado al sector, que está intentando acercarse lo máximo posible a este aspecto.

Amazon tiene la ventaja de ser el primero en el mercado, y la mayoría de los minoristas están luchando por ponerse al día. Las grandes tiendas ofrecen entrega en dos días para un pedido mínimo, mientras que Amazon ofrece entrega en dos horas. ¡La entrega en tres días solía considerarse rápida!

El carrier se convierte en vendedor

Gracias al Big Data, los minoristas pueden predecir qué más puede querer un cliente, incluso si no lo ha pedido. El concepto de almacén móvil está ganando fuerza. El fulfiller puede cargar inventario en camiones de reparto, lo que permite a los conductores aumentar las ventas durante el proceso de reparto.

Del mismo modo que Amazon muestra a los clientes productos adicionales que les pueden gustar durante el proceso de pago, el mensajero puede traer artículos que el consumidor ha pedido en el pasado o puede necesitar o querer, procesando un posible pedido adicional en persona. Esto puede funcionar muy bien en el sector de la alimentación, así como el de artículos domésticos, o incluso en moda.

Tecnología inteligente y sensores

Además de querer controlar cada aspecto del proceso de fulfillment y entrega, los clientes desean realizar un seguimiento de artículos sensibles a una cierta temperatura.

Ya se colocan sondas y dispositivos de monitorización en los propios paquetes. De esta manera, la compañía farmacéutica, los alimentos congelados o los fabricantes de bebidas alcohólicas conocerán la temperatura de la sonda y posiblemente el nivel de humedad en cada paso. Esto se está convirtiendo en algo estándar en la industria.

Los centros de fulfillment utilizan datos meteorológicos para la planificación y para añadir materiales de packaging adicionales con los que controlar el cambio de temperatura. Si saben que están entregando al sur de España en medio de agosto y que la temperatura será de 37º, pueden añadir hielo seco o un packaging que resista mejor el calor. Una vez hecho esto, os transportistas utilizan datos recogidos para calcular una ruta adecuada.

Entrega por medio de coches sin conductor, drones y robots

Aunque estas opciones de entrega futuristas se están desarrollando y probando, todavía no son una tendencia. Pero estate atento, porque llegarán antes o después.

Si los paquetes pueden ser entregados por vehículos autónomos o drones, el juego cambiará radicalmente. Actualmente, las entregas están limitadas por el coste de la mano de obra, la disponibilidad y los turnos. La entrega robotizada se puede hacer las 24 horas del día. Sin embargo, las entregas de drones pueden tener un uso limitado en áreas altamente urbanizadas debido a problemas regulatorios y operativos.

La entrega por robots ya se está probando en San Francisco, utilizando un robot que se desplaza por las aceras de la ciudad. ¿Una desventaja? El robot necesita acompañamiento humano en caso de que tenga algún problema. McKinsey prevé un futuro en el que los vehículos autónomos y los drones entregarán el 78% de todos los artículos, lo que relegará las entregas tradicionales a un 20% y los mensajeros en bicicleta a un 2%.

Independientemente de que el futuro sea autónomo o no, estas nueve tendencias muestran que los diferentes players de la cadena de suministro están tratando activamente de perfeccionar la última milla con el fin de mantenerse al día con respecto a las demandas de los consumidores.