Ya lo venían anunciando desde hace tiempo, pero parece que la cosa avanza. WhatsApp está dando nuevos pasos hacia la monetización de su aplicación.

La versión empresarial de la aplicación de mensajería empezará a cobrar por el envío de mensajes. Por cada mensaje (no promocional), se cobrará un coste fijo a las empresas. Los envíos de estos mensajes solo se harán a los usuarios que hayan dado su número de manera voluntaria.

Asimismo, WhatsApp cobrará a las empresas un coste cuando un cliente inicia  una conversación. Además, deberán responder a estos mensajes en menos de 24 horas, si no quieren que se les carga un coste extra.

Hace cosa de un año, empezaba la andadura de WhatsApp Business. Afirmaban:

“Sabemos que los negocios tienen necesidades diferentes. Por ejemplo: quieren una presencia oficial -un perfil verificado para que la gente pueda identificar un negocio- y maneras más fáciles para responder mensajes. Estamos construyendo y testeando herramientas vía la app gratuita WhatsApp Business para pequeños negocios y vía una solución empresarial para compañías más grandes que operan a grandes escalas y que tienen una base amplia de clientes, como aerolíneas, ecommerces y entidades bancarias. Estos negocios serán capaces de usar soluciones con las que ofrecer a sus clientes notificaciones útiles, como horas de vuelos, confirmaciones de envío y otras actualizaciones”.

WhatsApp incluyó así un sello verde verificado al lado del contacto de un negocio, que indica que esa empresa ha sido validada por el servicio de mensajería.